fbpx

Fundamentos prácticos de WPO en WordPress

Por su polivalencia y su asumible curva de aprendizaje, WordPress es el gestor de contenidos más utilizado en el mundo. Detrás de él se esconde un porcentaje altísimo de webs corporativas, blogs y tiendas virtuales.

Mantener tu web en WordPress rápida y segura ha de ser una de tus prioridades online y eso es lo que hemos expuesto en el Marketing Open, evento en el que estuvimos hace unos días como patrocinadores principales. Aquí te explicamos algunas de las acciones más básicas de WPO, con las que mejorarás notablemente el rendimiento de tu sitio.

Podría escribirse mucho sobre cada uno de estos puntos y seguir ampliando la información con otros nuevos, pero tómatelo como una guía inicial de referencia. ¡Tus visitantes y los buscadores te lo agradecerán!

¿Qué es WPO?

El término WPO (o Web Perfomance Optimization) se refiere a un conjunto de acciones que podemos llevar a cabo sobre nuestro proyecto web de cara a mejorar su tiempo de respuesta.

¿Por qué es importante?

  • Mejora la experiencia de usuario
  • Es un factor decisivo en cuestiones de SEO
  • Determina en gran medida nuestra inversión en infraestructura de alojamiento web

¿Qué puedes hacer para optimizar tu web en WordPress?

Empieza por el hosting

Cuando vayas a contratar el plan de hosting para tu web en WordPress, pídele a tu proveedora:

  • SSD o NVMe: el hardware es un factor fundamental en la velocidad de una web. La tecnología de disco es la clave.
  • PHP 7 o superiores: el rendimiento de WordPress ha dado un salto desde la versión 7 de PHP. Si es posible, exige siempre una versión estable de esta plataforma.
  • Protocolo HTTP/2: este protocolo posibilita que se sirvan múltiples elementos de la web de forma simultánea acelerando el proceso de descarga.
  • Sistema de caché: un buen sistema de caché evitará tener que ejecutar el código de tu web en cada visita. Algunos ejemplos a nivel de servidor pueden ser Varnish, APC, Memcached…
  • CDN: el uso de una CDN acelerará la carga de tu web con independencia de la ubicación geográfica del visitante.

Y ahora vamos con la web

Usa solo lo imprescindible

  • Controla el número de plugins y de widgets. En su justa medida por supuesto que son útiles, pero tener muchos complementos instalados también puede ralentizar tu página.
  • Evita elementos innecesarios. Evita rellenar espacio «porque sí». Introducir vídeos en lugar de imágenes si no es necesario, llenar el footer de elementos prescindibles… son atenuantes de tu rendimiento.
  • Delega trabajo en sistemas externos. Por ejemplo, si tienes un gran número de comentarios, en lugar de hacer trabajar al sistema de comentarios nativo de WordPress puedes delegar el trabajo en Disqus.
  • Implementa Lazy Load, o carga diferida. Así las imágenes se cargarán solo cuando sean visibles para tus usuarios en la pantalla.

Mantén tu CMS limpio

  • Depura tu código y base de datos: revisa los plugins y complementos desinstalados, y mantén la base de datos limpia. Para ello, puedes usar plugins de optimización.
  • Actualiza con frecuencia: las actualizaciones no introducen solo mejoras de seguridad, sino también de rendimiento y usabilidad.
  • Cuida los orígenes del software: usa siempre software de fuentes confiables y seguras. Además, procura utilizar plugins y temas actualizados y adaptados a las últimas versiones de WordPress.

Cuidado con las imágenes

  • Utiliza plugins de optimización: podrán ayudarte con el redimensionado de imágenes o a detectar elementos innecesariamente grandes. Ewww Image o Smush Image Compression and Optimization son dos buenos ejemplos.
  • Mantén limpia tu biblioteca: elimina imágenes y miniaturas obsoletas o que no utilices. Reducirás el tamaño ocupado en tu hosting y el número de registros en tu base de datos.
  • Vigila el tamaño y el formato: utiliza formatos de imagen adecuados para la web y redimensiona las imágenes a lo necesario. Evita resoluciones excesivamente grandes para reducir tamaño

Comprime, minifica y cachea

  • Haz siempre uso de las herramientas de compresión del servidor como Gzip, Brotli o WebP.
  • Minimiza el tamaño de los ficheros estáticos como CSS, JS y HTML. Algunos plugins tan simples como Autoptimize para WordPress podrán ayudarte con esa tarea.
  • Aprovecha todas las opciones de caché que te ofrezca tu proveedor de hosting. Utiliza plugins (W3 Total Cache, WP Super Cache, etc.) que te permitan hacer uso de tecnologías como Varnish, APC, Redis, etc. además de caché de disco.

Si tratas de cumplir con estos puntos clave, mejorarás seguro el rendimiento y la velocidad de carga de tu página web. ¿Pero cómo sabrás si lo estás haciendo bien?

Para eso tenemos las métricas. Hay herramientas como Google Page Speed Insight, Pingdom Tools o Gtmetrix que te arrojarán información relevante y un montón de recomendaciones de mejora. ¡Mide y analiza siempre! Cuando veas el antes y el después te darás cuenta de que ha valido la pena.